La unica y verdadera




E-mail this post



Remember me (?)



All personal information that you provide here will be governed by the Privacy Policy of Blogger.com. More...



La Iglesia: Terror, crimenes y dinero

(parte I)

(tomado de la web Astroufo - peru)



En este artículo quiero dar a conocer el lado oscuro de la Iglesia, desenmascarar su cruel realidad, y su terrible capacidad de represión mental que forma parte del complejo aparato de control de masas.
Desde que nacemos se nos inculca el temor frente a poderes terrenales y no terrenales, esto ocasiona que el hombre se convierta en un ser religioso autómata, incapaz de revelarse de la telaraña de fanatismos que ha creado para su propio beneficio esta gran araña negra que es la Iglesia Católica.

Actualmente la Iglesia persiste en imponer sus dogmas trasnochados utilizando las mismas tácticas para someter psicológicamente a las mentes débiles y a todos los que aun sin querer, hacen causa comun con esta cúpula mafiosa.

Este dogmatismo hipócrita, ha motivado que la Iglesia sea numéricamente grande pero espiritualmente pequeña, utilizando como principal artimaña, el bautismo involuntario de las personas, los niños son bautizados sin que ellos mismos sean concientes de lo que le estan haciendo, condenandolos a ser de por vida unos titeres mas de la Iglesia. Pero ha motivado tambien su fraccionamiento al ser el cristianismo la religión mas dividida en sectas y sucursales.

El Vaticano, que constituye el símbolo de la corrupción, el crimen y la mentira en el mundo, desde que se constituyo, ha creado un imperio de miedo y fanatismo que le ha sido muy util para llevar a cabo acciones abominables como la cristianización, como es el caso de las cruzadas, la conquista de America y de África, su lucha sangrienta contra la mal llamada herejía, su participación en guerras y crímenes a lo largo de la historia.


0 Han dado una opinión acerca de “”

¡Ora pues contestón!

      Convert to boldConvert to italicConvert to link

 


About me

Previous posts

Archives


ATOM 0.3
(pa' que nos leas sin pedos)