La unica y verdadera




E-mail this post



Remember me (?)



All personal information that you provide here will be governed by the Privacy Policy of Blogger.com. More...




(Mi bitácora del viaje, para quienes gusten en leerla)





Dia 4 – Edmonton (10:40 p.m mex = 9:40 p.m Edmonton)
(7:48 p.m mex)(9:39 p.m mex)


Fui a comprarme un sprite y una botella de agua, tenía mucha sed. Aunque me dormí hace rato, sigo con mucha flojera, no pude dormir la noche anterior, ahhh es que ayer no les conté (Día 3), déjenme narrar lo que sucedió la tarde anterior, justamente después de haber escrito el post del día 3.

Estaba sentada escuchando música cuando de pronto una pareja de gueritos abrió la puerta del cuarto, la muchacha al verme, muy apenada y sorprendida se da la vuelta disculpándose y diciendo que se habían equivocado de llaves, le dije que no había problema y cerró. Un minuto más tarde, golpean 2 veces la puerta, “quien?”, contesté, pero no responden, olvide preguntar en ingles. Al abrir me encuentro con el muchacho nuevo de recepción, un wey de lo más mamón e hijo de su puta madre, quien me dice que necesito dejar el cuarto porque este ya ha sido rentado por otras personas, ya que no he pagado y se suponía que no debía estar ahí. “deja te pago pues”, respondí (ahora si en ingles), pero el se niega diciéndome que debía de haber pagado antes de las 10 a.m. “vete a la chingada pues, pinchi morro pendejo” pensé, siempre he pagado en la noche y no había tenido ninguna problema. Recogí mis cosas y baje, le dije que me diera otro cuarto, le pague, subí a la nueva habitación que se encontraba ahora en el primer piso y estaba llena de mochilas y cosas tiradas en el suelo, regrese a decirle que ese cuarto ya estaba ocupado, “ya se, no hay más, tienes que compartirlo”. Me enojé mucho y quería mandarlo a la chingada, que me diera mi dinero para ir a buscar otro lugar donde dormir, si se negaba me lo agarraba a chingadazos, pero como estaba lloviendo, la verdad me dio mucha flojera y me resigne. Me senté en el cuarto a esperar a que mi compañero llegara, me puse a leer, pasaron varias horas y seguía sin llegar, ya tenia mucho sueño, tenia pensado levantarme temprano. Me sentía como una intrusa, ¿Qué sentirías tu si al llegar a tu cuarto te encuentras con un cabron que ni conoces y además nadie te había dicho que alguien estaría contigo?, realmente había sido una mamada lo que el mendigo recepcionista había hecho, mal para mi, peor para el huésped del cuarto al cual estaba invadiendo. Ya harta y desesperada de que no arribara, empecé a ver unas fotos que tenia regadas sobre su cama, al parecer es un deportista extremo, es austriaco, está casado, tiene un bebita muy preciosa, viaja mucho y le gusta la onda de la fotografía, dado que tenia fotos muy chidas. Debajo de la cama tenia una cámara fotográfica muy bonita, seguramente ha de valer una buena feria (pensé), sobre la mochila tenia su cartera, se veía que tenía muchos billetes ahí dentro. Podría tomar la cartera y la cámara, o simplemente la cartera, o la cámara, y largarme a buscar otro lado para dormir, pero en realidad no soy ratera. Es una mamada que metan a alguien a tu cuarto sin tu autorización, y pensar que yo había dejado mi computadora en el cuarto los días anteriores. Me sentía como una criminal invadiendo un cuarto ajeno. Pasaron más horas y no llegaba, no sabia que hacer, si dormirme, esperarlo o irme a la chingada y robarle todo, o solamente irme a la chingada. Ya era tardísimo, pensé entonces que no llegaría a dormir ya. Me dormí unas dos horas y al despertar ya había amanecido, decidí no robarle nada y largarme, no quiero que el karma me este chingado durante este viaje. Tome una moneda de sobre la mesa que me había gustado (de Cook Islands), para la buena suerte y me fui.

Estaba frente al mar, esperando a que las nubes dejaran ver el sol, dejando pasar el tiempo ya que no tenia más por hacer, mientras pensaba, hubiera agarrado la chamarra, eso no seria mala onda, ya que yo no tengo y esta haciendo un chingo de frió, además ni se daría cuenta de que alguien estuvo ahí, pensaría que la perdió en otro lado, o por el contrario, si se daba cuenta, se sentiría feliz, creo yo, porque no le han robado su valiosa cámara y le respetaron su feria. Así sentiría yo

Ya estoy en Edmonton. El lugar es muy bonito, esa es la palabra, es como un pueblo ciudad, de gente conservadora y rancherota, según he visto. Es muy tranquilo y agradable, eso es lo que necesitaba. Las habitaciones donde nos estamos quedando, “Lister Hall”, están muy bien, son amplias, para dos personas, y confortables. Estamos en el 4to piso, parece como una casa de muchos cuartos, los cuales se encuentran separados entre hombres y mujeres, con una sala de televisión, cocina, baños compartidos, y mesitas para cotorrear. Hasta ahorita me he sentido muy agusto. Tengo flojerilla de ir a la escuela. Mañana entramos a las 8.

Jajá jajá, soy un puerca, no me he bañado desde que llegue, jaja lo había olvidado, la verdad también me ha dado mucha flojera por el frió. Como casi siempre he estado sola, no había notado el hedor. Creo que hoy me bañaré (Bravo, bravo!!!!!!!!, exclama el público). Tampoco se me emocionen, no les aseguro nada.

(Nota Cultural: en Vancouver son 2 horas menos que en México)




0 Han dado una opinión acerca de “”

¡Ora pues contestón!

      Convert to boldConvert to italicConvert to link

 


About me

Previous posts

Archives


ATOM 0.3
(pa' que nos leas sin pedos)