La unica y verdadera



Las Palabras


E-mail this post



Remember me (?)



All personal information that you provide here will be governed by the Privacy Policy of Blogger.com. More...





Querida Cinthia:

He estado pensando sobre lo que hablamos la otra noche, creo que me interesa realmente
hacerme una idea de quien eres -todo cuanto sé es que eres una muchacha muy dicharachera (adj. Que prodiga dichos agudos y oportunos) e inteligente-sino porque supuse que de algún modo me identificaría contigo.

Yo he escrito toda mi vida. Desde niña me gustaba hacer letras y formar frases, debo de haber tenido unos seis o siete años cuando me apasioné por la escritura. Recuerdo que doblaba las hojas blancas cuatro veces consecutivas por mitad, y escribía e ilustraba historias de terror y las repartía a mis compañeros de clase (para escribir mis historias me inspiraba en la hora marcada). También me acuerdo cuando la maestra Esther nos enseñó que una frase no necesariamente está estructurada en sujeto-predicado-objeto directo, etc, sino que el sujeto puede aparecer después del predicado y etcétera. Yo pasaba horas armando frases y combinándolas. Desde entonces no he parado de hacer esto...¡y yo sí que no puedo descansar los fines de semanas, es cuando más escribo!. Me llega el recuerdo de un anciano que conmovió hasta las lágrimas: siendo muy viejo, cuando ya no lograba armar poemas, se contentaba con copiar listas de palabras del diccionario.

He estado pensado en lo ultimo que dijiste: “Somos esclavos de las palabras”. En cierta manera creo que estamos limitados por el lenguaje. Muchas veces no nos alcanzan las palabras para decir como nos sentimos, para expresar todo lo que vivimos por dentro. Es el lenguaje el que permite hacer referencia a determinadas cosas e imposibilita la referencia a determinadas otras. Aunque esto también depende del ingenio de quien lo utiliza, es muy limitado a expresar ideas abstractas, por ejemplo, si digo la palabra dolor, no se puede llegar a establecer una imagen mental definida, lo relacionas inconscientemente con una experiencia que te produjo ese sentimiento, concepto que aprendiste naturalmente en tu formación de pequeño y has ido complementando con tus vivencias. Alguien más lo puede relacionar con dolor sentimental, el cual no deja de ser dolor pero podría ser definido mediante otra palabra para hacerlo más especifico, lo mismo pasa con la palabra amor, podemos relacionarlo con algo muy hermoso y pleno, o algo doloroso (volvemos a lo subjetivo), dependiendo de la concepción de cada individuo. Pero a fin de cuentas nos entendemos, estas y otras barreras en lo personal me parecen que delimitan y encierran mucho al lenguaje y al mismo tiempo lo enriquecen, ya que generan la diversidad ideológica de las personas. Imagina que todo fuera tan bien definido y delimitado, que aburrido.

Diría entonces que somos esclavos del lenguaje, en la medida en que no nos animemos a intentar "romperlo", subvertirlo y construir otros lenguajes con las piezas disponibles, aún a riesgo de que el resultado sea incoherente y lleve a sinsentidos.


El simple hecho de escribir esta carta, demuestra que somos esclavos del lenguaje y la escritura, pero en fin, bendita esclavitud que nos aporta una poderosa razón para vivir, particularmente cuando atravesamos momentos de readaptación como por el que te encuentras pasando tú.

Te mando un beso.


0 Han dado una opinión acerca de “Las Palabras”

¡Ora pues contestón!

      Convert to boldConvert to italicConvert to link

 


About me

Previous posts

Archives


ATOM 0.3
(pa' que nos leas sin pedos)